• El Buen Pastor
    El Buen Pastor
  • El Señor es mi Pastor.
    El Señor es mi Pastor.

    Salmos 23:1

    El pastor cuida fielmente a su rebaño.

  • El pastor renuncia a una vida cómoda.
    El pastor renuncia a una vida cómoda.

    Filipebses 2:6–8

    Normalmente está ocupado día y noche. Durante la noche usa un abrigo impermeable como cubierta.

  • Nunca me falta.
    Nunca me falta.

    Salmos 23:1

    La oveja depende de su pastor; sin él, se pierde fácilmente.

  • Dios os dará todo lo que os falte.
    Dios os dará todo lo que os falte.

    Filipenses 4:19

    La oveja necesita siempre una guía segura; Es un animal miedoso, pero, a la vez, testarudo.

  • Me hace descansar en verdes pastos.
    Me hace descansar en verdes pastos.

    Salmos 23:2

    El pastor evita cada peligro o fuente de miedo para sus ovejas, de manera que puedan descansar tranquilas.

  • Jesús murió en mi lugar; él me dio el manto de su justicia.
    Jesús murió en mi lugar; él me dio el manto de su justicia.

    Colosenses 3:9–15

    El cordero con «el abrigo» es adoptado y vigilado calurosamente por la «nueva» madre.

  • Me guía a arroyos de tranquilas aguas.
    Me guía a arroyos de tranquilas aguas.

    Salmos 23:2

    El rocío es agua quieta. Si la oveja come el pasto mojado, puede estar muchas horas sin beber.

  • A veces los pastores deben excavar pozos profundos.
    A veces los pastores deben excavar pozos profundos.

    Génesis 26:18–20

    En el verano, el pastor da de beber a las ovejas usando el agua que saca del pozo y vierte en un tronco hueco.

  • Me da nuevas fuerzas, y me lleva por caminos rectos: ¡el Señor es fiel!
    Me da nuevas fuerzas, y me lleva por caminos rectos: ¡el Señor es fiel!

    Salmos 23:3

    Dios conduce a la fuente y te lleva por el camino recto. En este Salmo la guía es importante, ha sido mencionada dos veces.

  • Dios quisiera guiarnos con sus ojos y no corregirnos como se hace con los caballos.
    Dios quisiera guiarnos con sus ojos y no corregirnos como se hace con los caballos.

    Salmos 32:8–9

    A las ovejas tercas se les debe atar al cuello cosas pesadas, como un palo, para impedir que escapen.

  • Aunque pase por el más oscuro de los valles, no temeré peligro alguno, porque tú, Señor, estás conmigo; tu vara y tu cayado me inspiran confianza.
    Aunque pase por el más oscuro de los valles, no temeré peligro alguno, porque tú, Señor, estás conmigo; tu vara y tu cayado me inspiran confianza.

    Salmos 23:4

    El bastón y la vara dan consolación y seguridad. Dios nos promete su presencia en cada circunstancia.

  • “Pasar bajo la vara” significa contar las ovejas. Dios, que cuenta hasta las estrellas, nos conoce perfectamente.
    “Pasar bajo la vara” significa contar las ovejas. Dios, que cuenta hasta las estrellas, nos conoce perfectamente.

    Salmos 147:4

    Dios sabe cómo estamos. Conoce nuestro nombre.

  • Me has preparado un banquete ante los ojos de mis enemigos.
    Me has preparado un banquete ante los ojos de mis enemigos.

    Salmos 23:5

    Cada día somos invitados a su mesa para comer hasta saciarnos.

  • El Señor nos cuidará con amor, nos defenderá como un abogado y nos hará justicia.
    El Señor nos cuidará con amor, nos defenderá como un abogado y nos hará justicia.

    1 Juan 2:1

    Dios nos invita a su fiesta, incluso ante los ojos de quien nos difama y ofende.

  • Has vertido perfume sobre mi cabeza y has llenado mi copa a rebosar.
    Has vertido perfume sobre mi cabeza y has llenado mi copa a rebosar.

    Dios cura también nuestras heridas emocionales y nos da el aceite de la alegría.

  • En su presencia experimentamos la alegría completa, porque él nos lo prometió.
    En su presencia experimentamos la alegría completa, porque él nos lo prometió.

    Juan 16:24

    En todo el Salmo se mantiene una tensión entre el valle oscuro y la alegría. Dios llena nuestra «copa» de manera equilibrada y sabia.

  • Tu bondad y tu amor me acompañan a lo largo de mis días, y en tu casa, oh Señor, por siempre viviré.
    Tu bondad y tu amor me acompañan a lo largo de mis días, y en tu casa, oh Señor, por siempre viviré.

    Salmos 23:6

    En la oreja de la oveja hay grabada una marca permanente como señal de propiedad. Años atrás, las ovejas eran muy valiosas: por eso los pastores tenían que pagar un alto precio por su rebaño.

  • Jesucristo pagó un precio muy alto por nosotros en la cruz, demostrándonos su inmenso amor.
    Jesucristo pagó un precio muy alto por nosotros en la cruz, demostrándonos su inmenso amor.

    1 Pedro 1:18–19; Isaías 43:1

    Dios nos ha llamado a formar parte de su familia y nos conoce por nuestro nombre; le pertenecemos y nos quedamos por siempre con él.

  • Hay gran alegría por la oveja encontrada.
    Hay gran alegría por la oveja encontrada.

    Lucas 15:4–7

    Hay más alegría en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve que no tienen necesidad de arrepentirse.

  • Una sola oveja tiene gran valor ante los ojos del pastor y por eso no teme a nada por buscarla.
    Una sola oveja tiene gran valor ante los ojos del pastor y por eso no teme a nada por buscarla.

    Lucas 15:32

    En el zurrón del pastor hay todo lo necesario para curar a sus ovejas.

  • El buen pastor da su vida por las ovejas
    El buen pastor da su vida por las ovejas

    Juan 10:11

    Todo pastor que ama a sus ovejas, las defiende; aun a riesgo de ser atacado él mismo.

  • El buen pastor dedica su vida a sus ovejas y a cuidarlas.
    El buen pastor dedica su vida a sus ovejas y a cuidarlas.

    Juan 10:11

    Él sabe muy bien cómo desinfectar y curar las heridas; lleva en sus brazos a las ovejas enfermas.

  • ¿Cuáles son las características de los guardianes?
    ¿Cuáles son las características de los guardianes?

    Juan 10:12–13

    Son malos pastores los que pastorean solo porque serán pagados; Cuando se encuentran en grave peligro escapan.

  • A menudo se echan para embriagarse y dormitar.
    A menudo se echan para embriagarse y dormitar.

    Isaías 56:10–12

    No tienen cuidado de las ovejas, no vendan sus heridas y no las llevan a verdes pastos.

  • Buscan el propio interés.
    Buscan el propio interés.

    Ezequiel 34:3

    Algunos malvados pastores son estrictamente amonestados, porque piensan solo en sí mismos y descuidan el rebaño.

  • “Vosotros os bebéis la leche, os hacéis vestidos con la lana y matáis las ovejas más gordas”.
    “Vosotros os bebéis la leche, os hacéis vestidos con la lana y matáis las ovejas más gordas”.

    Ezequiel 34:3

    Después de un largo trasquilado, las mujeres lavan la lana cuidadosamente, quitan los espinos y la grasa natural, sacuden la gruesa lana para quitarle el exceso de agua antes de dejarla secar sobre las piedras cercanas. Retorcer la lana, tejerla, coser los vestidos de color que duran tanto tiempo, era el trabajo de las mujeres.

  • Agua limpia y agua turbia.
    Agua limpia y agua turbia.

    Ezequiel 34:17–20

    Sin la supervisión del pastor, los animales pisan el pasto y ensucian con sus patas el agua potable.

  • Jesús es la fuente de vida eterna;
    Jesús es la fuente de vida eterna;

    1 Corintios 10:24

    Si las ovejas débiles toman agua contaminada, pueden enfermarse incluso hasta morir.

  • Las ovejas conocen a su pastor.
    Las ovejas conocen a su pastor.

    Juan 10:14

    El pastor aprende a conocer a sus ovejas gracias a sus costumbres individuales; y en consecuencia le pone el nombre adecuado.

  • Las ovejas conocen la voz de su pastor; no siguen a un extraño.
    Las ovejas conocen la voz de su pastor; no siguen a un extraño.

    Juan 10:3–5

    Una vez pasó que, entre cinco mil ovejas, un pastor encontró a sus 111 ovejas, solo con llamarlas.

  • El redil común.
    El redil común.

    Juan 10:3–4

    Para dar mayor protección al rebaño, varios pastores pasan la noche en el redil; en las montañas, rodeadas de rocas.

  • Normalmente, las armas del pastor son pocas y sencillas: el cayado, un bastón con el mango curvo, sirve para contar las ovejas. Además de bastón sirve como defensa.
    Normalmente, las armas del pastor son pocas y sencillas: el cayado, un bastón con el mango curvo, sirve para contar las ovejas. Además de bastón sirve como defensa.

    Salmos 23:4

    En la antigüedad, el pastor era muy hábil usando la honda.

  • Yo soy la puerta: el que por mí entra será salvo; entrará y saldrá, y encontrará pastos.
    Yo soy la puerta: el que por mí entra será salvo; entrará y saldrá, y encontrará pastos.

    Juan 10:9

    Frecuentemente, el pastor o un guardián duermen cerca de la puerta por la noche para proteger el rebaño y así se convierte en una “puerta viviente“. Por ese motivo, Jesús afirma: “Yo soy la puerta“.

  • El ladrón, por el contrario, salta el cercado para poder entrar en el redil y se lleva las ovejas.
    El ladrón, por el contrario, salta el cercado para poder entrar en el redil y se lleva las ovejas.

    Juan 10:1

    El ladrón es una imagen apropiada de Satanás; él es mentiroso, viene a robar, matar y destruir.

  • Jesús quiere ser tu Pastor.
    Jesús quiere ser tu Pastor.

    Puedes hablar con Jesús como hablas con un amigo. Te escucha y te ayuda. Jesús dice: «Yo soy...
    la Luz del mundo
    el Pan de la vida
    el Buen Pastor
    la Puerta
    la Fuente
    el Agua Viva
    el camino, la verdad, la vida
    la Resurrección
    el Salvador
    el Rey
    el Principio y el Fin».

También puede solicitar este libro infantil en nuestra tienda (shop).