• Las ovejas conozcen al pastor
    Las ovejas conozcen al pastor

    Día tras día el buen pastor cuida de todas las ovejas de su rebaño.

    Evangelio de Juan 10

  • El ladrón
    El ladrón

    El que no entra por la puerta de las ovejas, sino que salta la valla y se introduce en el redil, es un ladrón y salteador. El verdadero pastor duerme junto a sus ovejas. Las vigila y controla a cualquiera que quiera entrar. En la práctica, se convierteen una puerta viviente.

    Evangelio de Juan 10:1–2

  • La puerta
    La puerta

    El pastor, en cambio, entra por la puerta. El portero le abre, las ovejas oyen la voz de su pastor y se acercan a él, porque le conocen bien.

    Evangelio de Juan 10:2–3

  • Pastos
    Pastos

    Él llama a las ovejas por su nombre y, cuando las lleva fuera, camina delante de ellas. Las ovejas le siguen, porque reconocen su voz. Se preocupa de llevarlas a prados llenos de hierba fresca y de agua tranquila.

    Evangelio de Juan 10:4

  • Peligro
    Peligro

    Seguro que no seguirán a un extraño, sino que huirían de él, porque no reconocen su voz ni quién es. El ladrón solamente viene para robar, matar y destruir.

    Evangelio de Juan 10:5 y 10

  • Defensa
    Defensa

    A veces, el pastor verdadero interviene cuando el rebaño está en peligro. Si un lobo ataca a una oveja, él la defiende a cualquier precio, incluso arriesgando su propia vida.

    Evangelio de Juan 10:11

  • Cuidado personal
    Cuidado personal

    Se interesa mucho por sus ovejas y por eso hace lo necesario para saciarlas de alimento, incluso les da en abundancia. Las cuida con mucho cariño. Si una oveja se hace daño, él se ocupa de ella y la lleva en brazos cuando no puede caminar.

    Evangelio de Juan 10:9–10; Isaías 40:11

  • Protección
    Protección

    Jesucristo, el Hijo de Dios, dice: „YO SOY EL BUEN PASTOR Estoy dispuesto a dar la vida por mis ovejas“. Jesús murió en la cruz y resucitó al tercer día. Él perdona los pecados de los que confiesan su nombre, creen y confían en él. Sus palabras son fieles y verdaderas: „Mis ovejas oyen mi voz, yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna, no morirán jamás. Nadie las quitará de mi mano. Mi Padre, que me las dio, es más fuerte que todos y por eso nadie se las puede llevar de su mano“.

    Evangelio de Juan 10:17–18 y 10:27–29

  • Elección
    Elección

    Jesús busca a las ovejas perdidas para que regresen a su rebaño. Es como si te presentasen un regalo, directamente del cielo. Puedes aceptarlo, abrirlo y disfrutarlo, o rechazarlo. Si aceptas al Señor como tu buen Pastor, serás parte de su rebaño, te cuidará con mucho amor y nadie podrá arrebatarte de su mano.

  • Decisión
    Decisión

    Sabes que puedes hablar con Jesús como lo haces con tu mejor amigo, diciéndole: „Yo también me reconozco una oveja de tu rebaño. Me he alejado y descarriado, pero tú me has buscado y encontrado. ¡Tú perdonas todos mis pecados y me recibes! Gracias porque eres el buen Pastor y siempre vas a cuidar de mí“.

También puede solicitar este libro infantil en nuestra tienda (shop).