bild 01

Hoy en día se aprecia mucho a quien derrocha amor. Nuestra sociedad busca personas que sepan amar.

La propaganda trabaja con estas emociones y muchos lo aprovechan para ganar dinero. No es un secreto que el “amor” es algo complicado porque cada persona lo entiende de otra manera.

El amor es una inversión segura. Muchas veces es la pequeña reserva para el matrimonio, la familia… ¡y se agota rápidamente! De manera inesperada frenamos relaciones si por ejemplo no se agradece suficientemente nuestra generosidad.

¿Pero donde se encuentra la fuente que puede llenar una y otra vez nuestra pequeña reserva?

Jesús explica a una mujer deseosa de amor como puede encontrar el agua de vida en Juan 4:1-30. Lea este texto. ¿Se da cuenta de algo importante?

Testimonio de Miguel