bild 01

Deseamos la paz, la justicia, la armonía. Pero muchas veces la realidad es otra, así nos lo indica la Historia. El desarrollo, el bienestar y los acuerdos políticos no pueden evitar el derramamiento de sangre.

También la religión juega un papel. ¿Puede una religión mundial traernos la paz?

Cada persona crece en su círculo cultural y está familiarizado con su religión. Se le inculcan muchas cosas (incluso se le graban en el cerebro). Más de una pregunta sincera se queda en el camino.

En algún momento, quizás como consecuencia de un golpe del destino, volvemos a enfrentarnos a estas dudas. Necesitamos más que bienestar. Anhelamos una paz interior real y profunda.

¿Por qué nos castigamos con rituales? ¿Apagamos la razón? Para muchos contemporáneos la religión significa cumplir con una larga lista de exigencias.

¿No hay nada más detrás de todo eso? ¿Cómo se puede encontrar la paz verdadera?

Testimonio de Siva

Testimonio de Cristóbal

Testimonio de Sami

Testimonio de Tenzing