afrikapastor“Si insiste en que me lleve este Nuevo Testamento, me liaré un cigarrillo con cada una de las páginas”. Totalmente seguro de sí mismo, el hombre miró al colaborador de la Sociedad Bíblica, Kambarami. “Pues bien, por mí puede hacerlo. Pero tiene que prometerme que va a leer este Nuevo Testamento antes de fumárselo”.

MichaelAmor eterno

Mi juventud fue maravillosa y marcada fuertemente por el deporte. Mi pasión total era el hockey sobre hielo. Mi esfuerzo del 100% me llevó del equipo junior ampliado U16 a participar en la liga nacional B con el EHC Chur de Suiza.

HarryAhora tengo esperanza

Después de ocho años en el mundo de la droga y con dependencia física a la heroína, experimenté personalmente la desesperación total.

Jackob“Ahora mi vida tiene sentido”

Como por medio de Jesucristo una ruina del alcohol, llegó a ser un mensajero de correos nacional en el parlamento.

LorenzDurante mi juventud pasé nueve veranos como pastor en los Alpes suizos, pero a pesar de ello se quedó en un sueño el saber tocar la trompa de los alpes (instrumento trompeta de tubo, de entre 2 y 3 metros de largo, típico de la zona de los Alpes suizos).

SivaSiva tiene una nueva esperanza

Al igual que mi padre, quise llegar a ser un sacerdote hindú.

ChristophCristóbal creció en el pueblo turístico en Suiza. Allí pasó muchos años de diversión junto a sus tres hermanos. Escribió como estuvo buscando el verdadero sentido de la vida por medio de las más diversas religiones.

SamiSami es del norte de África. Está seguro de que solamente existe un único Dios: Alá.

TenzingTenzing nación en Gulu (India) y pasó allí los cinco primeros años de su vida. Con la ayuda de la Cruz Roja suiza de Berna pudo emigrar con sus padres a Suiza.
Aquí nos describe su vida y su experiencia con Dios.

WilhelmMilagros de la naturaleza

Muchas veces nos encontramos con milagros de la naturaleza. Es emocionante no solamente verlos, sino observarlos con nuestro ojo interno. Percibirlos como milagros.

MartinMartín relata una experiencia de su vida que le llevó de nuevo a estar agradecido a su Creador.

Roberta3Roberta había perdido las ganas de vivir, quiso acabar con su vida. Pero Dios le regaló la alegría.